Bicicletas diseñadas y construidas para adaptarse al uso y características físicas de una persona concreta. Funcionales y sencillas, construidas utilizando los mejores materiales y técnicas disponibles. La bicicleta se diseña y construye en torno al ciclista, no el ciclista a la bicicleta.

El aspecto final es muy importante y es reflejo del cuidado de todo el proceso.

Bicicletas para hacer viajes largos, para correr en pelotón, para el velódromo o para moverse por la ciudad. Cada bicicleta es el resultado del trabajo conjunto entre la persona que va a usarla y el diseñador/constructor.

Cada cuadro se hace a mano de uno en uno, de principio a fin, utilizando el tiempo necesario para hacerlo de la forma correcta. Sin prisa y sin atajos. Solo se producen unos cuantos cuadros al año. Todos los detalles son importantes.

Cada cuadro se construye en el centro de Madrid, en el barrio de Universidad, utilizando materiales y componentes de calidad de todo el mundo.

 

 

1 Construcción artesanal con racores o “fillet brazing”
2 Todo se hace desde cero en el centro de Madrid